6 pasos para que te ayudarán con tu peso, tu digestión y tu salud 

6 pasos  que te ayudarán con tu peso, tu digestión y tu salud 

 alimentacion consciente 

Alimentación consciente

En la actualidad estamos viendo un patrón de alimentación que nos esta perjudicando. Estamos siempre a las carreras y nos alimentamos de paso, sin darle importancia a la hora de comer. 

No prestamos atención a cuándo comemos, qué comemos, dónde comemos, cuánto comemos y se nos va olvidando hasta para qué comemos. 

Todo esto hace que la digestión sea mala y pesada; gastamos energía de más haciendo que los nutrientes no lleguen al cuerpo como deberían llegar, y perjudicamos nuestra salud. 

Que es la alimentación consciente (mindful eating)?

Es enfocarnos en poner nuestra atención plena en el momento de comer. Sí, como lo escuchaste! Atención plena, es aprender a conocer tu cuerpo, a detectar tus sensaciones con respecto al alimento, a tomarte el tiempo para sentarte sin distracciones… en definitiva, a darle la importancia que tiene a este precioso momento para tu vida. 

Yo me acuerdo de la primeras veces que empece a practicarlo: fue muy chocante darme cuenta de cómo estaba comiendo, en automático y sin masticar bien los alimentos. Ahí entendí por qué estaba sin energías o por qué mi digestión estaba tan pesada o por qué a veces me levantaba de las mesa súper llena. Y obviamente, entendí por qué no bajaba de peso. 

La alimentación consciente es un estilo de vida. Es algo que tienes que incorporar a tu rutina.

Desde que la incorporé a la mia, lo más notable es que mi intestino funciona mejor; ya no tengo estreñimiento; ya no me levanto de la mesa con esa sensación de haber comido de más; ahora disfruto más los alimentos y elijo mejor qué voy a comer. 

Y lo mejor de todo es que estoy más saludable. Haber llegado a mi peso ideal es una pequeña consecuencia de alimentarme conscientemente. 

Aquí te dejo 6 pasos para que practiques la alimentación consciente. 

1) Si no crece, no lo comas. Al momento de planificar qué comer ten en cuenta que no sean alimentos procesados. Te aconsejo que te hagas esta pregunta frente a los alimentos: Qué le aportará este alimento a mis celulas?; va a nutrirme realmente?               

Al fin y al cabo, somos literalmente lo que comemos. 

2) Come sin distracciones. No comas delante de la televisión o computador. Siéntante cómoda; tu te mereces este momento. 

3) Como en tranquilidad. Sabemos que no siempre es posible comer en tranquilidad. A veces, comer en familia o con amigos supone tener que atender, hablar, reír, discutir ¡Todo a la vez!

Todos estos estímulos harán que no seamos conscientes de nuestra alimentación. Mi sugerencia es que a pesar de esto, intentes mantener tu atención plena en masticar bien cada bocado que te lleves a la boca y seas siempre… la última en terminar.

4) Come lento. Deja que tu cuerpo se ponga al día con tu cerebro. Disminuir la velocidad para comer es una de las mejores maneras de lograr que nuestra mente y nuestro cuerpo se comuniquen lo que realmente necesitamos para nuestra nutrición. El cuerpo, en realidad, envía su señal de saciedad unos 20 minutos después del cerebro, por lo que a menudo -inconscientemente- comemos en exceso. Pero si disminuimos la velocidad, puedes darle a tu cuerpo la oportunidad de alcanzar a tu cerebro y escuchar las señales y comer la cantidad correcta.

5) Mastica bien los alimentos. Cuando pensamos o vemos comida, el cerebro da la orden a las glándulas para que generen saliva; esa saliva tiene enzimas que ayudan a disolver los alimentos haciendo que tengamos una mejor digestión. Por eso, mastica cada bocado hasta obtener una papilla. 

6) Conoce las señales personales de hambre de tu cuerpo. ¿Estás respondiendo a un deseo emocional o respondiendo a las necesidades de tu cuerpo?

A menudo escuchamos primero a nuestra mente, pero al igual que muchas prácticas de atención plena, podemos descubrir cómo sintonizar nuestro cuerpo. En lugar de solo comer cuando recibimos señales emocionales, que pueden ser diferentes para cada uno de nosotros -ya sea estrés, tristeza, frustración, soledad o incluso aburrimiento-, podemos escuchar nuestros cuerpos. ¿Gruñe tu estómago?, tienes poca energía o te sientes un poco aturdido?  Con demasiada frecuencia, comemos cuando nuestra mente nos dice que lo hagamos, en lugar de comer cuando lo pide nuestro cuerpo. 

La verdadera alimentación consciente está escuchando profundamente las señales de hambre de nuestro cuerpo. Pregúntese¨: cuáles son las señales de hambre de mi cuerpo y cuál suele ser el desencadenante de mi ¨hambre emocional¨?

6) Gratitud. Si pensamos en todo el recorrido por el que pasó el alimento desde su siembra, recolección, transporte etc., y en todas las personas involucradas para que ese alimento esté en tu mesa, es increíble que seas tú quien lo esté comiendo. Expresa gratitud siempre a todas las personas que dieron su tiempo y esfuerzo para que ese “milagro” diario vuelva a suceder.

Con la practica de estos 6 pasos cambiaras tu digestión y te ayudara a tener un peso saludable.

Si quieres saber mas sobre como alimentarte conscientemente puedes agenda una sesión de Health Coach aquí.

También puede que te interese este articulo: Qué es un Health Coach?

Para ti con amor.